NOS GUSTA EL COLE

"Lo que el maestro es, es más importante que lo que enseña". Karl A. Menninger

27/11/2017

Cómo trabajar las emociones en el aula

La educación emocional como concepto es conocido desde el siglo XX, pues anteriormente la ciencia no había reparado en la importancia del desarrollo emocional; tampoco hay evidencias de que lo hiciera la filosofía. Pero durante la segunda mitad del siglo pasado, ya se escucha hablar de inteligencia emocional (desarrollado por Goleman, pero creado por Salovey/Mayer), y se asienta la teoría de la respuesta emocional y los sistemas corporales que están implicados en ella.

smiley-2979107_640.jpg

Nuestras niñas y nuestros niños tienen emociones que deben ser aceptadas y escuchadas, no reprimidas. Nuestras alumnas y alumnos están en proceso de aprendizaje, y en la actualidad (afortunadamente) ya sabemos la importancia de atender esas emociones por su bienestar presente y futuro.

Aunque los adultos aún tenemos mucho que descubrir y aprender, pues muchas veces no conocemos ni siquiera nuestras propias emociones, es importante entender los pilares en los que se asienta esta Educación Emocional. A saber:

  • Autoconocimiento.
  • Manejo de las emociones.
  • Motivación.
  • Empatía.

Esto es… emocionante.

emotions-2190972_640.jpg

Pues sí, la educación misma lo es, y somos conscientes de que muchas veces a las maestras y maestros os faltan recursos, pero ¿es todo una cuestión de actitud? ¿de organización? Mira como hace falta muy poco tiempo, y muchas ganas para educar las emociones. Y no es que el término ‘educar’ las emociones me guste en exceso, soy más partidaria de acompañar para que aprendan a gestionar.

En general es útil conseguir el objetivo básico de que nuestros niños adquieran conciencia corporal y que aprendan interpretar los mensajes que el cuerpo envía, sobre todo cuando nuestras emociones cambian.

Si nos lees, probablemente seas docente, y sepas que “el tiempo es tan escaso como el oro”, por eso nos atrevemos a sugerir que te marques un objetivo general y sencillo respecto a la educación emocional, y que estará relacionado con el nivel académico de tus alumnos, y los intereses generales de la clase. Y hablando de tiempo: no creas que necesitarás más de diez minutos al día; si a ello sumas tu disponibilidad y la voluntad de responder a las cuestiones relacionadas que te planteen en cualquier momento, se puede decir que estás preparado para educar las emociones. Como actividad general también te resultarán muy útiles las asambleas semanales.

¿Qué puedes hacer tú?

pexels-photo-226616.jpeg

Sé creativo, utiliza sistemas de cooperación en el aula (incluyendo aprendizaje por proyectos), y además:

  1. Habla sobre las emociones: en general y sobre las propias, acerca de cómo influyen en los comportamientos.
  2. Demuestra empatía y muestra el camino hacia el reconocimiento y aceptación del otro.
  3. Habla, habla y ¡DIALOGA! con tus alumnos sin importar su edad. Cualquier niño, cualquier niña tiene capacidad para mantener conversación, para expresarse.
  4. Los problemas se solucionan desde una perspectiva de resolución dialogante y pacífica, es hora de cambiar el mundo a uno más amable para los pequeños y los que vengan después.
  5. Las niñas y los niños son pequeños tesoros que hay que cuidar: mucho cuidado con las formas, y mucho cuidado con no tener en cuenta su proceso evolutivo.
  6. Sé optimista y confiado: muestra el camino y corrige errores, tantas veces como sea necesario. Que vean que no es un error equivocarse, sino una oportunidad.

Como ves, no hay secretos, pero tampoco fórmulas mágicas que nos lleven a una educación emocional perfecta. Todo está por hacer, pero tú como maestra eres parte de la solución.

 
Comparte este artículo:
 

Escrito por Macarena González:

Profesional con formación en ciencias sociales y educación. Poseo experiencia trabajando por cuenta propia en diversos ámbitos; desde hace unos años colaboro como editora en los blogs de Amazonia Team Factory y Nos Gusta el Cole.