¿Es la Ribeira Sacra la España de los fiordos?

10/05/2019

Cuando ves por primera vez imágenes de esta maravilla de Galicia, lo primero que piensas es “son los fiordos españoles”. Y no es ningún disparate. Averigua por qué.

 

 

Patrimonio de la Humanidad

Enclavada entre las provincias de Lugo (sur) y Ourense (norte), hallamos una de las joyas naturales más bellas de España: la Ribeira Sacra. Bañada por los ríos Miño, Sil y Cabe, la Ribeira Sacra podría convertirse en Patrimonio de la Humanidad.

 

16.600 hectáreas protegidas, 1.200 bienes singulares y 22 ayuntamientos conforman una comarca en la que no faltan viñedos, castillos, iglesias, pazos y singulares formaciones rocosas.

 

 

Si este tesoro natural e histórico obtiene el mayor reconocimiento cultural del mundo entrará a formar parte de un selecto club al que ya pertenecen la Alhambra de Granada, la catedral de Burgos, el centro histórico de Burgoso el Monasterio de El Escorial.  

 

¡Atención a sus viñedos!

La Ribeira Sacra es sinónimo de vino. No en vano, la comarca cuenta con Denominación de Origen propia desde 1997, gracias a la multitud de viñedos que, sorprendentemente, pueblan su paisaje.

 

 

Y decimos de manera sorprendente porque la orografía de la zona, con altos desniveles, no invita precisamente a cultivar la uva. El sistema, empleado desde hace miles de años, imposibilita mecanizar el proceso de cultivo, por lo que la recogida de la fruta se realiza de forma manual. 

 

 

Los cañones del Sil (¡los fiordos españoles!)

La Ribeira Sacra también está dominada por el agua. Gracias a ella y a su acción erosiva podemos contemplar unas singulares formaciones naturales que bien podríamos asemejar con los fiordos: los cañones del río Sil.

 

 

Sus sinuosas curvas y paredes escarpadas no dejan indiferente a nadie. Contemplarlos es posible de diversas maneras, pero nosotros os recomendamos dos: realizar un crucero en catamarán por alguna de sus zonas más profundas (hasta 500 metros) o bien acudir a alguno de sus miradores naturales colgados sobre el río. 

 

Y sus bosques mágicos

Los amantes del senderismo encontrarán en este enclave gallego un destino ideal para disfrutar de su hobby en alguno de sus frondosos bosques. Los de castaños yroblesson los más habituales, aunque las peculiares condiciones climáticas de las zonas más resguardadas favorecen la presencia de especies mediterráneas como los alcornoques y los madroños, muy poco habituales en Galicia.

 

 

Algunos de los más espectaculares son el bosque benedictino de Santa Cristina de Ribas de Sil, en Parada de Sil; el deSanto Estevo de Ribas de Sil, en Nogueira de Ramuín o el Bidueiral de Montederramo, que alberga uno de los bosques de abedulesmejor conservados de la Comunidad Autónoma.

 

 

Castillos, iglesias, conventos y puentes por doquier

Castillos, restos arqueológicos, pazos, puentes e iglesias pueblan la zona, constituyendo un enorme patrimonio histórico, aunque es precisamente en este último apartado, en el religioso, donde más puede alardear. 

 

Basta un dato para ilustrar el motivo: en un área de apenas 165 metros cuadrados, se documentan un total de 85 monasterios. La mayor parte de ellos datan de los siglos XII y XIII, lo que convierte a la Ribeira Sacra en un auténtico paraíso para los fans del románico.

 

Fuente: eldiario.es

©Texto de los respectivos autores y propietarios ©Texto de Aventura Amazonia ©&(cc) de las imágenes y vídeos de los respectivos propietarios y autores

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar