Seis deportes de invierno raros y a tope de adrenalina

09/11/2019

 

Ya ha llegado el frío, la nieve, las heladas y los viajes y vacaciones de invierno. Es el momento de hablarte de unos cuantas prácticas deportivas -invernales- poco conocidas.  

 

Snowkiting

 

Seguro que has visto alguna vez a alguien haciendo kitesurfing en la playa, ¿pero y en la nieve? Este deporte comenzó a practicarse en los años 60 y ahora puede verse “surfeando” gracias a la fuerza del viento. Para practicarlo, necesitarás tener algunas nociones de ‘kitesurfing’ o ‘snowboarding’, pero ya te adelantamos que es más sencillo, ya que podrás levantarte fácilmente, pues lo haces en la nieve. En muchos lugares de Europa encontrarás cursos o clases de ‘snowkiting‘, así como tiendas de alquiler de equipo para que no tengas que hacer una inversión muy elevada. 

 

Considera que tendrás que pagar el forfait diario. En Francia encontrarás muchísimos lugares como Morzine/Avoriaz, La Rosière, Les Deux Alpes, Petit St Bernard (con vistas al Mont Blanc) y Col du Lautaret en el Valle de Serre Chevalier. Este último es uno de los mejores lugares para aprender ‘kitesurfing’ e, incluso, alberga varios eventos relacionados con el deporte como el Serre Chevalier Snowkite Festival, el Snowkite Masters International Competition o el campeonato francés de ‘kitesurfing’ anual.

 

 

En Suiza también hay excelentes lugares para la práctica del deporte. Por ejemplo, el Simplon Pass y el Grimsel Alpine Pass. Las condiciones de viento suelen ser idóneas para hacer ‘snowkite’ y cuentas con valles y colinas que lo harán más divertido. En el Simplon Pass hay una escuela de este deporte de invierno, en el caso de que quieras probar.

 

 

Bandy

 

A continuación, tienes el deporte de invierno Bandy, un curioso deporte en el que el ritmo es frenético y se produce una gran cantidad de adrenalina. Sigue leyendo y descubrirás un deporte que seguro te va a sorprender y querrás practicar.

 

Bandy es un deporte de invierno, en equipo, que se juega sobre hielo. En el que los patinadores utilizan palos para dirigir una pelota hacia la meta del equipo contrario. Este deporte se empezó de practicar en Inglaterra, para que los jugadores de futbol se mantuvieran en forma, enseguida le aplicaron reglas similares al fútbol y por eso tiene cierta similitud.

 

 

Este deporte se considera una forma de hockey y tiene un fondo común con el fútbol, el hockey sobre hielo y el hockey sobre césped. Al igual que el fútbol, este deporte se desarrolla normalmente en dos mitades de 45 minutos cada una, hay once jugadores en cada equipo, y el campo de bandy es más o menos del mismo tamaño. Se juega en el hielo como el hockey sobre hielo, pero al igual que el hockey sobre césped, los jugadores usan palos arqueados y una pelota pequeña.

 

Airboarding

 

Para acabar con esta selección de deportes de invierno más ‘trending,’ te contamos acerca del ‘airboarding’. Esta técnica, inventada por un suizo en 2006, consiste en usar colchones de aire para descender pendientes nevadas, pudiendo alcanzarse hasta los 100 kilómetros por hora. Deberás usar tu propio cuerpo para controlar los movimientos con las dos asas de la “tabla”. Es impresionante ver a alguien practicándolo, pues se puede saltar e incluso hacer giros en el aire. Aunque suene a deporte extremo, el ‘airboarding’ practicado con seguridad es un deporte para toda la familia. 

 

Aprenderlo es extremadamente sencillo, aunque, obviamente, con práctica se pueden conseguir trucos increíbles. Para hacer ‘airboarding’ no necesitas mucho equipamiento. El Airboard, la tabla, pesa algo menos de 3 kilos. Además, precisas protecciones personales como casco, rodilleras y coderas. Hemos seleccionado los siguientes lugares en Europa para iniciarte en este deporte de invierno tan ‘trendy’: Holzhau, Alemania: Situada en la región de los Montes Metálicos, aquí encontrarás lugares para asistir a clases de ‘airboard’ y, por supuesto, pistas increíbles en las que practicarlo. Además, es un lugar precioso para hacer una escapada invernal.

 

 

 

Luge

 

El luge es la velocidad llevada al minimalismo en cuanto a deportes de invierno se refiere, mucho más rápido que sus hermanos el Bosleigh y el Skeleton, llegando a alcanzar velocidades de más de 140 Km/h. de manera habitual y situando el récord mundial en 154 Km/h.

 

Con una caída de pista de hasta 125 metros es todo un espectáculo ver como estos atletas controlan este minúsculo trineo que no tiene frenos ni volante para añadir dificultad a un deporte que de por si ya es emocionante, no solo debido a las velocidades elevadísimas que se pueden llegar a alcanzar sino a que es una disciplina bastante peligrosa, pudiendo incluso llegar a producirse accidentes mortales, como la del atleta Nodar Kumaritashvili en 2010 en Vancouver lamentablemente.

 

 

Los competidores se valen de unas barras con asideros situadas a cada lado de la pista con las que balancean el luge hacia delante y hacia atrás para dar un primer impulso que luego ayudan a imprimirle fuerza empujando con las manos en la pista antes de estirarse en el deslizador, todo lo contrario que el bobsleigh o el skeleton cuya salida se efectúa corriendo, dando el último impulso con las piernas.

 

 

En el Luge el piloto efectúa el recorrido tumbado con el cuerpo hacia arriba, la cabeza en la parte trasera y las piernas en la parte delantera del patín, de nuevo al contrario que en el skeleton que es tumbado boca abajo y con la cabeza en la parte inferior del trineo.

 

 

Pista de esquí rara

 

En el resort de esquí en el Himalaya de Gulmarg, en el Cachemir controlado por la India, vas a tener la oportunidad de practicar el esquí en una de las pistas más raras del mundo. Finalmente, este resort se ha convertido en una especie de lugar de peregrinaje para los fans de las estaciones de esquí más extrañas y aventureras. 

 

Si la idea de esquiar entre monos y metralletas no te atrae, entonces mejor pasa del Cachemir; pero si lo que buscas es aventura de la buena, Gilmarg tiene posiblemente las mejores pistas de nieve en polvo a las que se puede acceder del mundo. Además, los curris del Cachemir no están nada mal. ¡Mira qué nieve más estupenda en el vídeo de aquí debajo!

 

 

 

Nieve, ropa de abrigo, ¡una estación de esquí y… las estrellas! No hace falta nada más para descubrir una experiencia única: el esquí nocturno. Hace años que aterrizó en Europa, pero su práctica se ha ido extendiendo cada vez más durante las últimas temporadas.

 

Europa cuenta con cerca de 1.300 pistas iluminadas artificialmente repartidas entre una docena de países. La posibilidad de esquiar y surfear de noche supone una experiencia inolvidable que no deja indiferente a nadie.

 

La principal recomendación que os damos para la práctica nocturna de los deportes de nieve es básica: hay que abrigarse, y muy bien. Pensad que las temperaturas descienden de forma considerable cuando cae el Sol, así que ya sabéis, antes de nada, haceros con una buena primera capa térmica. 

 

 

Otro consejo que os podemos dar es que utilicéis gafas transparentes, os protegerán del frío y del viento, y os dejarán disfrutar de las vistas mientras descendéis. No perdáis detalle, la iluminación de las pistas es tan precisa que hace que el relieve sea mucho más claro que durante el día.

 

 

Fuente: SkyscannerDeportemanía

 

© Texto de los respectivos autores y propietarios ©Texto de Aventura Amazonia ©&(cc) de las imágenes y vídeos de los respectivos propietarios y autores

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar