Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
planeta aventura
04/04/2014

Toborochi, un fascinante árbol tan bello como su leyenda

Toborochi arbol botella

Este árbol tan peculiar se llama Toborochi y es nativo de las selvas tropicales y subtropicales de sudamérica. También recibe otros nombres como palo borracho, árbol botella o incluso árbol de la lana.

El Toborochi es una especie de la familia Bombacaceae y su nombre científico es Chorisia. Sus copas  llegan a tener un diámetro de 10 a 12 metros y en plena estación invernal, cuando la mayoría de los árboles empiezan a  perder sus hojas, los toborochis empiezan a dar flores de color rosado para anunciar la llegada del frío y del otoño.

bosque arboles Toborochis

La leyenda boliviana del Toborochi

Este árbol es tan hermoso como su leyenda. En Bolivia se dice que hace mucho tiempo, cuando los dioses vivían en la tierra como personas, los espíritus (Aña) de la oscuridad abusaban mucho de los primeros guaraníes: asesinaban a los hombres y secuestraban a las mujeres.

En una pequeña aldea vivía una hermosa muchacha a la que llamaban Araverá "Destello en el cielo", hija del gran Cacique Ururutï Cóndor Blanco. Ella se había casado recientemente con el dios Colibrí (Chinu tumpa), y esperaba tener un hijo en muy poco tiempo, el mismo que se convertiría en el mejor Chamán (Paye) de la región, capaz de derrotar a todos los espíritus del mal.

Los Aña, al enterarse de la noticia, se propusieron matar sin miramiento a Araverá. Montados en sus caballos alados que lanzaban fuego por la boca, se dirigieron hacia la aldea; pero Araverá, percatándose oportunamente del peligro escapó volando hacia los últimos confines del universo en la sillita voladora que le había regalado su esposo Colibrí.

Los Aña la perseguían por todas partes, en el fondo de las aguas, debajo de la tierra y más allá de las estrellas. Cuando la sillita voladora ya no podía soportar por mucho tiempo el peso de Araverá y su pequeña criatura, descendieron a la tierra y se ocultaron dentro de un Toborochi (Samou), los Aña pasaron de largo y nunca pudieron encontrarlo. Ahí adentro, Araverá tuvo a su hijo. El niño creció y vengó la maldad de los Aña, pero su madre se quedó en la barriga del Samou hasta hoy.

Cuenta la leyenda que de vez en cuando sale afuera convertida en una hermosa flor para que los colibríes vengan a disfrutar de su néctar.

Fuente: Bitmondo
Fotos: Wikimedia Commons, Dusky Wondersite

 
Comparte este artículo:
Ver parque Pelayos Ver parque Viznar Ver parque Marbella Ver parque Cercedilla Ver parque Villanúa Ver parque Medellin
Únete a nuestro perfil en Facebook
Únete a nuestro perfil en Twitter
Únete a nuestro perfil en Google +
Únete a nuestro perfil en Youtube
Ventajas Club Aventura Amazonia
Nos Gusta el Cole